Cómo hacer un meco

Meco






Así era...


El arqueólogo francés Gayot, encontró junto a la momia de la bailarina Jalmis, una figurilla articulada que se movía por medio de hilos. Esta figurilla estaba junto a otras que representaban a Isis y Osiris; esta última, muerta a la orilla del Nilo y todas, en un pequeño teatro sobre una barca. En el suelo mexicano, los arqueólogos han descubierto notables y pequeñas figurillas articuladas, de barro cocido, que aparentemente pudieran tenerse como juguetes, tal como sucede en la muñeca de Teotihuacan, que mueve piernas y brazos. Pero es hasta la Colonia, en que el juguete es más ampliamente conocido o difundido en su fabricación. El Meco como también se le conoce, es proveniente del medio oriente y llega a nuestro país con los españoles a través del puerto de Veracruz. Se asienta en el estado de Guanajuato en el s. XVII, en donde se empieza a fabricar con madera de copalillo o tejamanil, representa un ser fantástico mitad humano, mitad animal.


Así es...


En el estado de Oaxaca en el día de muertos se venden esqueletos de barro cocido articulados con alambres y resortes, vestidos de papel crepé y pelucas de algodón laminado. En Metepec, Estado de México, también se fabrica un esqueleto de barro cocido policromado con colores de anilina y polvo de oro, el cual representa un rey. En Aguascalientes y en San Pedro Tlaquepaque, Jalisco, se fabrican esqueletos y figuras fantásticas en madera y en barro, que son ricamente decoradas con anilinas de colores, plumas, papel de china o estaño teñido.


Características:


El Meco o títere plano que aquí se representa es un juguete articulado, que se fabrica en su forma original con tejamanil (pino) o copalillo, su cabeza representa un animal y su cuerpo es el de un humano; sus extremidades se mueven de arriba hacia abajo por un sistema de hilos.