El Constructivismo




El constructivismo es una corriente pedagógica, que tiene una perspectiva didáctica que se basa en una teoría; el conocimiento constructivista, éste viene en contraparte del "tradicionalismo", que se basa principalmente en la enseñanza empirista y racionalista. Esto quiere decir que el niño construye sus conocimientos tomando como base los saberes que ha adquirido hasta el momento,  para esto, él debe usar sus propios procedimientos y hacerse de un nuevo conocimieno a partir de la resolución de una problemática que se le plantea por parte del profesor, quien en esta temática teórica no es el sabelotodo, sino un dador de herramientas que permita que el niño pueda formar dichos conocimientos nuevos, convirtiéndolo entonces en un sujeto cognociente y en gran parte autónomo.

Es por lo anterior que se tiene como premisa que el niño reflexiona, organiza sus pensamientos, se autoenriquece y en conclusión forma sus propio saber. Ante este difícil trabajo, el docente no debe exponer y brindar a manos llenas los conocimientos que ya tiene, sino mediar a estos con los que el alumno ya tiene, lo que muchas veces da como resultado un concepto distante al que los adultos tenemos. Esto supone entonces que el constructivismo propicia el evitar la herencia cognocitiva "estandarizada" para dar paso a una reflexión diferente, y de dimensiones cognocitivas nuevas.

Dicho conocimiento nuevo que puede verse como un "error", es precisamente lo que evidencía la autenticidad del pensamiento de los niños al usar el constructivismo en las aulas. Al entender lo anterior, el niño conoce y reconoce sus fallas, permite nuevas ideas y grandes posibilidades de pensamientos que le llevarán a crear un conocimiento mayor.

El constructivismo se ha tratado de implementar en México desde la "modernización" del enfoque educativo de 1993, sin embargo en la actualidad y con tantos cambios que se han realizado, en los subsecuentes años, incluído el propósito actual de la Alianza por la Calidad de la Educación, se ha visto aún rezagado el tema constructivista, pues ni siquiera se tienen cifras concretas sobre los resultados del mismo, ya que inclusive algunos autores constructivistas han llegado a considerar que los conocimientos previos de los niños pueden representar una limitante en el mismo proceso de aprendizaje, pues no todos conocen lo mismo.

Entonces queda abierta la puerta al aprendizaje memorístico, pues desde el punto de vista cognocitivo, la ejercitación de los saberes es lo que permite reafirmar los conocimientos que se guardan en la memoria a corto plazo para ser transferidas a la memoria a largo plazo, lo que a su vez permite lo que se conoce como aprendizaje significativo, que aunque está relacionado con el constructivismo, pertence a una corriente filosófica llamada pragmatismo.